Club de lectura y entrevista de ELD a Irene Vallejo, por su libro EL INFINITO EN UN JUNCO

Dentro de las actividades habituales del Libro Durmiente, se encuentran los clubes de lectura que se celebran cada sesenta días aproximadamente. En la última ocasión, la reunión se centraba en la lectura y comentarios del libro El Infinito en Junco, que ha recibido el Premio Nacional de Ensayo 2020 y que ha sido uno de los libros más leídos durante el confinamiento del pasado año. Su autora, Irene Vallejo, ha tenido la gentileza de conectarse on-line con el grupo congregado y realizar una entrevista.

Este ensayo, magistralmente escrito, es, según palabras de su autora, un intento de acercar el mundo clásico a los lectores actuales a través de la historia de los libros. “Lo escribí con el deseo de crear esos puentes, esos caminos de comunicación, e intentar demostrar que sus palabras resuenan en nosotros y que hay algo milagroso en ello”. “Por ejemplo, la descripción de Safo sobre el amor y los celos que, miles de años después, pueden conmovernos; es algo que a mí me parece casi como rozar la magia. Me gustaba hacer un intento de producir ese hechizo en los lectores de hoy y me sentía una intermediaria  que lleva de la mano a los lectores para que quizá visiten paisajes desconocidos”, afirmaba Irene Vallejo.

Al preguntarle sobre la importancia que le da a las traducciones y al papel de los traductores en la que, como demuestra en su libro, es la epopeya de ese invento genial, la palabra escrita y que ha sobrevivido miles de años, Irene decía que: “Aunque ahora nos parece obvia la necesidad de traducir, antes no lo era necesariamente. Alguien tuvo que dar ese pasito revolucionario, pensar que no solo nos interesa lo que nosotros somos, pensamos, escribimos, sentimos o soñamos como pueblo, sino que también nos interesa lo que piensan nuestros vecinos, los que están lejos, los que miran la realidad desde otro punto de vista y la plasman en otras lenguas”.

Irene Vallejo explicaba que su libro es como una  “crónica de los salvadores de libros, que son precisamente esas personas anónimas que a lo largo de la historia, a veces desde las capitales pero también desde lugares periféricos, secundarios y poco iluminados han creado esa especie de cadena humana que ha sido capaz de proteger los libros…” “… el libro se convirtió en un canto a las personas anónimas que han actuado por amor desde lugares como los que vosotros estáis, desde bibliotecas, reuniones, círculos, cenáculos…, encuentros alrededor de la hoguera para contar historias y para mantenerlas vivas. Todas esas personas seguramente no eran conscientes de que estaban formando parte de un gran movimiento que llevaría a cabo una gran hazaña, que es salvar el conocimiento, el saber, los mejores relatos, la belleza, y probablemente lo hacían por adhesión y amor a esos textos, a esas historias orales, porque muchos de ellos ni siquiera sabían leer ni escribir. Sin embargo todos esos esfuerzos confluyeron y llegaron a conseguir algo maravilloso: que podamos tener ese contacto con el pasado y con los mejores relatos de nuestra especie y no vernos obligados a volver a empezar siempre, a redescubrir, a repensar, a volver a investigar de nuevo lo que otros ya pensaron, descubrieron o intuyeron.”

Al finalizar la entrevista, los asistentes al club de lectura, con visible emoción y entusiasmo se dedicaron a comentar aquellas partes de la obra que más les había impactado coincidiendo todos en la excelencia cautivadora de El Infinito en un Junco.

Se puede leer la entrevista completa en el siguiente enlace:

https://ellibrodurmiente.org/165-club-de-lectura-sobre-el-infinito-en-un-junco-con-irene-vallejo-el-20-de-mayo-de-2021/

Comments are closed.